Halcón

Crece la población de tordos y cotorras en la zona poblada de la ciudad cabecera del distrito de Trenque Lauquen, lo que incrementa la preocupación de las autoridades municipales y el reclamo de gran parte de la sociedad, especialmente los frentistas, propietarios de automotores u otros vehículos. Es común ver en distintos lugares de la ciudad, las veredas cubiertas de materia fecal producidas por estas aves. Ni que hablar el estado en que quedan los autos que se estacionan. Trenque Lauquen tiene la característica de poseer una frondosa arboleda en todo el ejido urbano.

Se supo que las autoridades municipales han tomado contacto con especialistas que se dedican a través de una organización no gubernamental a combatir la presencia de las aves mencionados. Habrían comunicado que “este es un problema que se registra en prácticamente toda la provincia de Buenos Aires, no habiéndose encontrado un sistema efectivo para lograr resultados esperables, por lo que se decidió criar halcones y que los mismos hagan el trabajo de auyentar a los tordos y cotorras. Estos últimos le tienen temor y empiezan a retirarse de los lugares que han ido poblando”.

En un breve repaso por Google se toma conocimiento que el ave Molothrus bonariensis, más conocido como tordo negro o “negrucho”, genera desde hace algunos años complicaciones sanitarias en distintas zonas. En Rafaela, provincia de Santa Fe, por ejemplo se resolvió contratar a una empresa rosarina para llevar a cabo el operativo de controlar la especie mencionada. Se aplica en esa ciudad, en horas de la madrugada un repelente líquido sobre los árboles, con la ayuda de una hidrogrúa. El producto que se aplica, explicó el responsable de la firma no mata a los ejemplares, sino que les genera un cambio de hábito ya que les genera irritaciones y les tapa el olor de la materia fecal que ellos depositan para marcar territorio. Cabe consignar que en Trenque Lauquen esto se hizo, sin los resultados esperados.

 

Tordos

“A nivel país y provincia, la población de aves han crecido de manera exponencial y descontrolada: en Rosario hay problemas con las palomas y Ciudad de Buenos Aires hay invasión de cotorras”, se informó en Rafaela. Reconocieron que se intenta ingresar al ecosistema a los halcones, pero que son aves muy veloces y necesitan espacios sumamente amplios y abiertos para desenvolverse. En las grandes urbes, no dan resultado.

El desmonte en el norte argentino y los campos de monocultivos de soja son los principales causales de la llegada de aves a los centros urbanos, provocando problemas sanitarios debido a la deposición de materia fecal.

También en Google se puede leer una información publicada en Mendoza sobre la acción de los halcones para combatir las plagas como los tordos y las cotorras. En el caso de esa provincia se hace más que nada para evitar daños en los cultivos de la zona este.

La información que también fue publicada por el diario Hoy de la ciudad de La Plata, el año anterior señala:

Aves rapaces son utilizadas para combatir las plagas de cotorras y palomas en el departamento mendocino de San Martín, informaron desde la Dirección de Recursos Renovables de Mendoza.

Se trata de cinco halcones colorados y dos gavilanes mixtos que habían sido recuperados en operativos contra el tráfico ilegal de aves y ahora se utilizan en un programa de cetrería para combatir estas plagas que tanto daño producen a los cultivos en la zona este de la provincia.

Cotorras

Las aves pueden operar en ámbitos cerrados como fábricas, galpones o silos, y áreas abiertas como aeropuertos, sembradíos, parques y plazas con este método ecológico que consiste en la utilización de técnicas dispersivas que no dañan a las animales pero los obligan a trasladarse a otras zonas, según indicaron desde la Asociación Argentina de Cetrería y Control ecológico de plagas aviarias.

Para esta actividad se suelen utilizar halcones especialmente entrenados, que al volar periódicamente sobre las zonas afectadas establecen una fuerte presencia intimidatoria, obligando a las aves a migrar a zonas más seguras donde alimentarse o nidificar, agregaron desde la Asociación.

La directora de Recursos Naturales Renovables de Mendoza, Mabel Chambouleyron,  y el jefe de Fauna Silvestre, Adrián Gorrindo, se reunieron con productores agrícolas de Montecaseros, en San Martín, quienes les solicitaron ayuda para solucionar la problemática que ocasiona la proliferación de cotorras y palomas en la fincas.

El especialista en la utilización de halcones para evitar la propagación de tordos y cotorras, podría visitar Trenque Lauquen en los próximos días, se indicó.