Prono, Carlos

El presidente del Colegio de Martilleros de Trenque Lauquen y secretario del colegio a nivel provincial, Carlos Prono, conversó con AM 1280 y FM 88.5, sobre distintos temas relacionados con la actividad.

Sobre la tarea que debe desempeñar como uno de los máximos responsables de la organización que los nuclea en todo el ámbito de Buenos Aires señaló que “significa hacerse cargo de los desafíos de la profesión a futuro, que está acá a la vuelta de la esquina, con los cambios que impone la tecnología que son abarcativos a todas las actividades”. Apuntó que “hay exigencias inmediatas. Se puede acceder desde lo económico, porque la tecnología ha sido bastante benévola, pero muchas veces el conflicto lo tiene uno de la cabeza para adentro, porque hay que readaptarse a las nuevas tecnologías, que imponen otras pautas de trabajo, ritmos y formas”.

En el mismo sentido que lo anterior, Prono señaló que “desde el primero de junio de este año, el Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires, al menos la parte civil y comercial, del fuero de trabajo y contencioso administrativo, no recibe más un papel. Es todo informático. Esto supone e impone cambios”.

Fue interrogado sobre la legitimidad de la profesión de Martillero y Corredor Público, a partir del uso de las redes sociales indicando que “es otro de los desafíos. Crecer intelectualmente para prestarle a la sociedad los mejores servicios posibles. De alguna forma que sean una auténtica garantía de que el negocio que va a hacer, tenga todas las ventajas a través de nuestra profesión”.

“La actividad que desarrollamos es personal, ni siquiera admite nombre de fantasía. No se trata de un privilegio de los martilleros, sino una delegación del Estado en defensa de la sociedad, para que a través de los colegios se certifique la plena tranquilidad que quienes están dentro de la actividad, realmente sean profesionales”, manifestó cuando se lo consultó sobre las acciones judiciales que se han realizado para evitar el funcionamiento de las franquicias dentro del mercado inmobiliario, agregando que “tenemos una empresa como Rimax, de origen americano que opera en casi todo el mundo, si la legislación se lo permite. En el caso de la provincia de Buenos Aires no está permitida la actividad a través de las franquicias. Es una dura batalla judicial que ya tiene algún fallo favorable para el colegio, de la Corte Suprema de Justicia”.

Ponderó que los Martilleros y Corredores Públicos surjan, desde hace un tiempo, de las universidades. “La actividad mejoró para la sociedad. Es una carrera de tres años con mil ochocientas horas cátedra aproximadamente y ya se está pensando en aumentar esas horas para llevarla al nivel de grado, lo que la convertiría en una carrera de cuatro o cinco años”, expuso.

Sobre la situación del mercado inmobiliario a nivel local, regional y provincial dijo que “no escapa al resto. Cuando se habla tanto del dólar, por ejemplo, alguna gente se inmoviliza y no hace nada. Es un razonamiento lógico que no da los resultados que espera la gente. Esto provoca cierta parálisis, aunque no sea negocio quedarse con los dolares”. De todas maneras destacó lo que sucede en Trenque Lauquen al indicar que “acá se hacen cosas maravillosas. Siempre tiene algún movimiento, pudiendo bajar la intensidad, pero que no se paralice nunca”.

Más adelante señaló que “le hemos pedido a los bancos Nación y Provincia que generen créditos para la compra de terrenos que nunca estuvo contemplado. La economía se mueve más cuando se vende un terreno o las instituciones crediticias le dan un crédito para construir. Treinta y cinco gremios rodean a la construcción. En estas circunstancias no hay respuesta todavía”.

“Está tranquila la venta de campos. Es un mercado estable desde hace algún tiempo a esta parte”, respondió ante otra consulta.

“Los alquileres es una problemática con la que convivimos. Según del lado que uno se ubique, es caro o barato. Si uno compara los valores con los salarios, hay una desproporción que no cierra. El propietario pide que se actualice un poco más, porque su visión es que cuando va a pintar sabe que el mantenimiento de la casa, por ejemplo, sale un disparate”, respondió cuando se le habló del alto valor que se paga en esta ciudad del oeste de la provincia de Buenos Aires.