Trenque Lauquen – UTN (Logo)

Un remanido axioma que nunca pierde valor, máxime en el terreno de lo gubernamental fue pronunciado hace años por el General Perón: “Mejor que prometer, es realizar”.

Las gestiones que emprendió el gobierno municipal de Trenque Lauquen ante las máximas autoridades bonaerenses tuvieron un principio con divulgación amplia, pero sin la debida repercusión comunitaria. A esta última le ha costado y le cuesta asumir la trascendencia de contar con una casa de altos estudios que, primero fue una delegación y luego, en un segundo paso se convirtió en Facultad Regional. Es un privilegio disponer de este nivel en la educación, porque no solo beneficia a quienes habitan este territorio, sino que le abre las puertas a centenares de estudiantes de toda la zona. Quizá, tampoco esto último, alcance a dimensionarse en justa medida.

El intendente Fernández desde el primer día de su mandato ha insistido que la educación forma parte fundamental de su acción de gobierno. En la noche del lunes, volvió a insistir en este sentido, cuando participó del aniversario número 83 de la Escuela Municipal.

En lo referido a este acontecimiento de gran envergadura apostó al resultado positivo de lo que emprendía ante los más altos estamentos gubernamentales de la provincia. Perseveró en los contactos. Es decir, no dejó que se enfriara lo que se había propuesto. Transitó los caminos burocráticos del ministerio de Educación de la Nación, para que acompañaran el objetivo que venía propuesto de hace tiempo, pero que estaba dormido. Todo esto último, como ciudadano y periodista, me consta.

El mandatario comunal trenquelauquenche fue más allá del apoyo que podía recibir desde Nación. Si bien estuve al tanto de sus gestiones, no hice un seguimiento posterior meduloso, por lo que me tomo el atrevimiento de hacer pocas suposiciones.

Imaginé al principal morador de Villegas 555 que a la par de hacer sentir la – ahora – tangible satisfacción, iba tocando los timbres de los despachos ministeriales del gobierno provincial.

También imaginé que le prometieron , por lo bajo, habida cuenta que todo este tipo de trámites llevan años para que llegue la respuesta esperada, que tratarían de darle curso favorable.

La respuesta, imaginé finalmente, es posible que no se estuviera esperando tan rápido.

La Facultad Regional Trenque Lauquen de la UTN que viene bregando con el resto de las casas de altos estudios del territorio nacional para que no se recorte el presupuesto que les corresponde por ley, en estas horas tiene una de “cal y otra de arena”. Es de esperar que en los próximos días, todo quede enmarcado en un presente saludable y un futuro extraordinario.