Lacunza, Hernán

María Eugenia Vidal envió en las últimas horas de la semana anterior los proyectos de Presupuesto 2018 y de Ley Impositiva.

La norma tributaria incluye un extendido diagrama de reducción en los impuestos a los Ingresos Brutos y Sellos que disminuirá de 5,8 % del producto provincial a 5,5 %.

Se avanzará en una actualización de las valuaciones fiscales de tierras, con topes, lo que derivará en 2018 en un incremento en el impuesto Inmobiliario Urbano del 56 % promedio, y del Inmobiliario Rural del 50 %. Este año fue del 36 %.

En la actualidad se paga en la provincia 11 pesos anuales de Inmobiliario Urbano por metro cuadrado, mientras que ese valor escala a 147 pesos anuales por hectárea en zonas ganaderas y a $ 527 pesos anuales por hectárea en el núcleo agrícola.

El presupuesto determina ingresos por $ 599 mil millones, gastos por $ 630 mil millones (la mitad son salarios) y un déficit de $ 30.900 millones.

Matías De Velazco, calificó como “una barbaridad” la medida de suba en el inmobiliario rural, indicando que la suba “no tiene relación con el cambio que hubo en la economía”.

De Velazco, añadió que “el Gobierno piensa que el campo tiene todos los problemas solucionados con la devaluación, la rebaja de las retenciones y la quita de los ROEs (trabas para exportar), pero no es así”.

El dirigente ruralista confió que funcionarios de la Provincia les habían asegurado que la suba iba a acompañar a la inflación, ubicándose cerca del 20 por ciento. “Dijeron que no habría sopresas y esto no tiene relación con el cambio que hubo en la economía”.