Religión misa por el nacimiento del Cura Brochero

Religión misa por el nacimiento del Cura Brochero

Monseñor Ariel Torrado Mosconi, obispo de la Diócesis de 9 de Julio, celebró  en la Iglesia Catedral la misa en conmemoración de José Gabriel del Rosario, “El Cura” Brochero,  y  solicitó a los fieles que siempre recen para que los sacerdotes mantengan viva la fe en el valor inestimable de su ministerio. “Es importante que los presbíteros tengan fe en el valor de su sagrado servicio, de tal manera que puedan entregarse con generosidad por el bien de las almas y la promoción humana al igual que lo hizo el santo argentino”, remarcó el prelado que estuvo acompañado en la ceremonia religiosa por el cura párroco de la Iglesia Catedral, el padre Guillermo Gómez y por el diácono, recientemente ordenado, Ariel Palanga.

“El Cura” Brochero, como se lo conoce popularmente, dio sobradas muestras de ese servicio y de esa fe durante el transcurso de su vida. Lo hizo  difundiendo el Evangelio por las zonas más inhóspitas de las sierras cordobesas,  educando y acompañando a los pobladores que estaban sumergidos en la miseria moral y material, promoviendo el desarrollo social y la integración entre ricos y pobres.

Durante la homilía Monseñor Torrado Mosconi enumeró algunas de las muchas obras que se le adjudican. Entre ellas que con sus feligreses construyó más de 200 kilómetros de caminos y varias iglesias, fundó pueblos y solicitó y obtuvo de las autoridades mensajerías, oficinas de correo y estafetas telegráficas. Proyectó también un ramal ferroviario para sacar a sus queridos serranos de la pobreza que se encontraban “abandonados de todos pero no por Dios”, como repetía.

Durante la ceremonia religiosa el obispo exhortó a los fieles a rezar “para que los sacerdotes podamos enfrentar hoy los nuevos desafíos pastorales que se nos presentan, las nuevas formas de pobreza como los jóvenes con adicciones, la violencia hacia la mujer, la carencia de una vivienda digna, la falta de trabajo y oportunidades, y de tantas otras formas que hoy nos interpela la promoción humana de nuestros pueblos”.

El 16 de octubre del año pasado fue proclamado el primer santo “cien por ciento argentino”. El jueves 16 de marzo, se recordó en distintos puntos del país el natalicio de un hombre que murió ciego y con lepra (enfermedad que contrajo en sus visitas continuas a los enfermos). Pero “que entregó su vida con la convicción de que Dios brindó la salvación de muchos a través de su servicio sacerdotal”, finalizó el obispo.

Luego se honró la reliquia del santo Cura Brochero y se hizo una hora santa para rezar ante Jesús Sacramentado por la fidelidad de los sacerdotes y por las vocaciones de la diócesis y de toda la Iglesia que peregrina en la Argentina.