Cuero de Zorro

Cuero de Zorro

El intendente municipal de Trenque Lauquen, doctor Miguel Fernández, se ha distinguido desde antes y después de la asunción en un dirigente con clara determinación contemporizadora. Evita entrar en conflictos públicos. No se le ha escuchado prácticamente ninguna crítica dura a la anterior administración que, por cierto, dejó algunas cuestiones pesadas para solucionar. En todas sus expresiones a través de los medios, se encarga de mencionar en buenos términos a todos quienes lo precedieron y hasta recurre a un discurso épico para familiarizarse con aquellos que viven a la “sombra” de las gestiones de Barracchia. Solo en una oportunidad, el año anterior, resolvió cruzar la vereda y confrontar, cuando se refirió a quienes lo cuestionaban y que habían formado parte del coro de acólitos al kirchnerismo.

El mandatario comunal se caracterizó por elogiar constantemente al gobierno de la provincia. Hasta se podría llegar a señalar que junto a su par de Pellegrini y el diputado nacional Sergio Buil, se ha desecho en posturas orales de respaldo a María Eugenia Vidal y su equipo. Esto le ha valido – seguramente – la confianza de quién tiene la responsabilidad de conducir los destinos de la provincia desde diciembre del 2015 y, por ende, también de sus colaboradores de mayor confianza.

Fernández consolidó públicamente esta posición, pese a la denuncia penal que se presentó y que fue a la “cabeza” de la Dirección de Hidraúlica, área que está sumamente cuestionada en esta región de la provincia y cuyos técnicos vienen desde hace más de 30 años y que Cambiemos no los mandó a “cuarteles de invierno”. De todas formas, aunque intente esconderlo, la actitud que asumió junto a sus pares de Rivadavia y Carlos Tejedor, tiene connotaciones políticas.

El máximo responsable de los técnicos “inconsultos” de la repartición provincial dependen del ministro de Infraestructura y Obras Públicas de la provincia que de (Roberto) Gigante – al menos en la problemática hídrica – solo tiene el apellido. Brilla por su ausencia en esta región de Buenos Aires. También por supuesto la presentación judicial tiene otro destinatario, aunque señale el Jefe Comunal de Rivadavia  que su postura es personal y destinada a otras líneas de la estructura burocrática.

Hay que mirar a Rodrigo Silvosa. El funcionario cuyos antecedentes son haber estado en el manejo de cuestiones hidráulicas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, no podrá esquivar el “oleaje” de la acción que mantiene a una gran parte de la región expectante. Silvosa es un “mimado” de la gobernadora Vidal. Más aún, en oportunidad de que el presidente de la Nación visitara Holanda, fue mostrado como figura preponderante en las relaciones con las autoridades del país donde el manejo del agua es de excelencia. A la par de todo esto, el responsable del área hídrica de la provincia, integró la comitiva que el lunes pasado se reunió en el Aeródromo de esta ciudad, sin darle aviso a los intendentes que ahora resolvieron “pararse de manos” por la determinación técnica de proceder a un corte en la ruta nacional número 33, entre Piedritas y General Villegas. Fue parte de la “Fotografía PRO” donde aparece juntos a los ministros de Agroindustria de Nación y Provincia, con el titular de Obras Públicas de Córdoba, y algunos laderos de esta zona que jamás imaginaron la reacción que podrían tener Reynoso (Rivadavia), Sala (Carlos Tejedor) y Fernández (Trenque Lauquen). No se puede evitar posar la mirada sobre lo político, máxime cuando uno de los denunciantes es prohijado del Diputado fanáticamente Cambiemos, Sergio Buil, y que no abrió la boca, al menos por Trenque Lauquen, en torno a esa cuestión. Solo se limitó a dar a conocer un comunicado de prensa que este sitio divulgó.

Miguel Fernández no ha quedado en una encerrona, ni tampoco sus pares de Cambiemos de esta región, pero intenta deshilachar la madeja, después del “hecho” que se consumó el jueves. No le será fácil, máxime “cuando a río revuelto, aparece la ganancia de pescador”.