Dujovne y Sturzenegger

El Gobierno argentino y el Fondo Monetario Internacional (FMI) acordaron, este jueves,  que el organismo multilateral le otorgará al país una línea de crédito “stand by” por 50.000 millones de dólares para darle un paragüas financiero y aportar fondos frescos que ayuden a fortalecer la economía y recuperar la confianza de los mercados.

Con el visto bueno del directorio al acuerdo, ahora sólo resta la votación final para habilitar los fondos frescos y poner en marcha el programa económico que acelerará el gradualismo que marcó el rumbo de la política económica del gobierno del presidente Mauricio Macri.

Como contrapartida, Argentina aplicará un ajuste fiscal más severo para los próximos años, pero Rice insistió en que el acuerdo buscaría preservar el crecimiento de la economía y proteger a los sectores “mas vulnerables” de la sociedad.

El acuerdo prevé un déficit fiscal del 2,7% del producto bruto interno (PBI) este año y una drástica reducción para el próximo hasta llegar al 1,3%.