Estévez, Mónica

Con un discurso casi “calcado” del que pronuncian los dirigentes provinciales y nacionales más conocidos del peronismo, la presidenta del bloque de Unidad Ciudadana en Trenque Lauquen, Mónica Estévez, recibió el viernes por la noche al vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador.

La concejal hizo hincapié en los temas que más cuestiona su fuerza política a los gobiernos nacional y provincial. En dos oportunidades mencionó a que el Pueblo argentino está triste y reclamó al titular del Senado bonaerense que el “radicalismo, como fuerza popular”, se ponga al frente de cambios que hacen falta para mejorar las condiciones en las que hoy se encuentra el país. Significó con esas manifestaciones su desacuerdo con la participación de la UCR en una coalición, cuyo socio principal, el PRO, “da la sensación de estar lejos de las demandas de la gente”.

Estévez no dejó de mencionar lo que consideró una seria problemática local como resultado de las políticas que se llevan adelante y presagió que habrá parálisis en las obras públicas que se necesitan. Volvió a repetir, lo que ya es una costumbre en la oposición que ella representa, sobre la importancia de construir barrios de viviendas. Habló del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la política financiera llevada a cabo, la reforma previsional y el alto costo de las tarifas de servicios públicos.

La concejal que se ha venido distinguiendo en este tiempo por considerar que a la oposición no se le brinda suficiente espacio en las decisiones que están relacionadas con las preocupaciones de los ciudadanos, sin embargo, no tuvo inconvenientes de carácter político o protocolar al terminar la visita de Salvador, de encontrarse con él y conversar durante algunos minutos. No se conocieron los alcances de ese diálogo. En su alocución que fue seguida con atención por sus pares de todas las corrientes, y que hasta causó sorpresa porque la presencia del vicegobernador se inscribía más en lo protocolar que en la intención de generar un debate, mencionó que la crisis que se vive ha derivado en el despido de 10 y 9 empleados, respectivamente, en dos empresas de Trenque Lauquen, cuyos nombres no mencionó.

En otro tramo de su alocución, la dirigente a las que muchos asignan ilusiones de ser la candidata a intendente del peronismo en el 2019, reconoció la trayectoria de Salvador. Destacó la participación de éste en la CONADEP, en el reinicio de la vida democrática, allá por 1983.

No dejó pasar un “aviso” político cuando se refirió a la presencia en el distrito, oportunamente, del gobernador Duhalde y el dinero que se destinó para la terminación de los Colegios Secundarios, y de Felipe Solá, cuando contribuyó con su aporte a la construcción del Centro Cívico. Obvió señalar y algunos la miraron con cara de “pocos amigos” que en ambas administraciones municipales gobernaba el radicalismo en Trenque Lauquen. Cuando Duhalde aportó de las arcas nacionales un millón de pesos, estaba al frente del gobierno, Jorge Barracchia, después en el 2008 devenido a componente del FPV. Cuando Felipe Solá, a través del nativo de esta ciudad, Gerardo Otero remitió recursos importantes, el intendente era el radical, Juan Carlos Font.